“NIRVANA”

UN CARIÑO SIN CONDICIONANTES

Una perra, simplemente una perra. Supongo que esto pensarán quienes no han tenido la oportunidad de sentir amor hacia los animales, lógico por otra parte si no se han dado la oportunidad de conocerlos.

Nirvana, la que ha sido mi mascota durante muchos años, llegó a mi vida un mes después de mi cumpleaños porque tenía que tener dos  para ser destetada. Metida en una caja de cartón chiquita y llena de agujeros para poder respirar. Antes de llegar a casa, tuvo la suerte de pasearse con María Luisa Martín,(quien me la regaló) y con Míriam Medero amiga de ésta. La primera, bromista nata, me preguntaba “¿de qué color quieres tu regalo? ¿verde, negro, blanco, azul, rosa…?” mientras se reía a carcajadas…No quiero pensar qué habría pasado si le digo turquesa…

Fue a recogerla a la Puebla de Guzmán, a casa de una compañera del instituto. Mi amiga sabía de sobra que sería el mejor regalo de cumpleaños que nunca había tenido por la ilusión que me hacía, desde chica siempre quise tener perro. La segunda disfrutó de ella paseándola por todo el pueblo, llevándola en brazos, mimándola…y es que era una cachorra preciosa.

Grité de alegría cuando la ví la primera vez. Luego temí que mi madre no me dejera tenerla, así que le pedí a mi amiga que me acompañara a casa para ver cómo reaccionaba. Al verla sólo alcanzó a decir: “no la quiero ni mirar de lo bonita que es”…Antes de que se hiciera adulta ya había conquistado el corazón de los cinco miembros de mi familia, creo  incluso que antes de que parpadeásemos ya nos había ganado…

Muy pequeña, tanto que me cabía en la palma de la mano. Tenía el pelo rojizo y de punta, además de un hocico alargado que le daba cierto aire a los erizos. Cuando de pequeña andaba, su barriguita bien gorda tropezaba con el suelo y se caía. Me miraba resignada, se levantaba y seguía andando. Yo me moría de la risa…Mi madre se desesperaba porque mordisqueaba todo lo que encontraba a su alcance, incluídos los brotes nuevos de sus amadas plantas, las colchas de la cama, zapatos, calcetines, los pañuelos de mano de mi padre y así un largo etcétera. Poco después esta desesperación terminó pues pronto se hizo grande y entendía que no debía hacer esas cosillas…

Luego tuvimos 16 años y medio de disfrute con ella. Era la alegría de la casa. Era la ternura, el cariño, la nobleza, la lealtad, la fidelidad…Era la pequeña reina de la casa pues tod@s nos perdíamos con ella.

Pero nada es eterno y el 3 de mayo de este año tuvo que desaparecer. A l@s cinco de mi casa se nos rompió el corazón. Ya no estaba, ya no iba a volver a salir para saludarnos haciendo esas fiestas tan exageradas, ya no la encontraría  dormida plácidamente en ninguno de los sillones de casa, no iba a volver a despertarme llorando a los pies de mi cama para que la cogiera en brazos…

Aunque traté de prepararme para su partida, me resultó muy difícil hacerme a la idea de que había muerto.

Este verano mientras estuve en Cuba tuve un sueño muy extraño, raro por real que fue. Soñé que llegaba a casa y mis padres me miraban, se miraban y sonreian. Extrañada no entendía muy bien qué pasaba. De repente Nirvana salió desde el comedor hacia el salón…estaba igual que el último día que la ví, con sus bigotes blanqueados de canas por los años, con su cabeza agachada propia de sus saludos.

Venía directa a mí moviendo el rabo, llena de alegría; como siempre. Al verla grité llorando de alegría”¡¡¡mi perra!!!”, pero al tocarla, (porque realmente yo sentí su cuerpito caliente y peludito), me desperté y ví que sólo había sido un sueño, ¡que gran decepción! Entonces si que lloré, pero de tristeza porque no era verdad, o si…¡Era tan real!

Mi llanto con aquel calor caribeño duró mucho rato después de despertarme. Luego pensé que había sido un regalo poder verla aunque fuera en esos niveles de ¿inconciencia?. Me consolé pensando que al menos así podría verla de cuando en cuando. Otra noche soñé que arreglaba mi casa de la calle Rábida, que el suelo estaba lleno de basura y había un limonero en mitad de la habitación. Allí estábamos mi madre, ella y yo. Mientras unos colibríes volaban a mi alrededor yo les daba de comer y ella los intentaba olfatear apoyando sus patitas sobre mis piernas como en realidad solía hacer. Esta vez fue un sueño mucho más calmado, menos doloroso.

Para mí ha sido una magnífica compañera, insustituible por mil perros más que tenga, aunque los/as quiera tanto, claro. La imagen pura del amor, de la lealtad, el compañerismo, la amistad, la alegría, el entusiasmo…Me ha demostrado muchas más cosas que algunas personas, además de enseñarme lo impresionante que encierra el mundo animal.

En mi vida he tenido y tengo muchas cosas que agradezco cada día. Una de ellas es haber conocido un sentimiento muy especial: el amor hacia los animales y las plantas. Esto debo agradecérselo a mi padre  y a mi madre por fomentarlo más aún, pues ella que era la que menos quería un perro en casa, ha sido al final una de las que peor lo ha pasado cuando desapareció.

DESCRIPCIÓN DE LA OBRA

Al fondo la oscuridad, la incertidumbre, el vacío. De izquierda a derecha aparecen cinco bandas doradas que representan a los cinco miembros de mi familia. Estas cintas se funden en un círculo dorado que representa el amor que tod@s le teníamos a nuestra preciosa perra, la que nos unió y sirvió de escusa muchas veces para “escapar”.

Bordeando la figura principal aparece un moteado amarillo, rojizo, dorado, color tierra…Estos puntos hacen referencia a mi enorme cariño por ella, queriendo simbolizar un momento de juego entra las dos.

El color elegido para estos puntos no es casual, pues quise hacer un guiño al tono de su pelo que paradógicamente era muy similar al mío. Es como si sus partículas se enredasen con las mías y corretearan felices, como si su mejor parte jugase una última vez con la mejor de las mías. Este vaivén casi microscópico rodea a la figura principal; las 5 bandas, (la familia), la esfera centra, (Nirvana y el amor que le teníamos tod@s).

He querido insertar este video (en el que no sale muy favorecida porque estaba recien pelada) y una pequeña galería de fotografías donde salgo con ella, para que entiendan que era lógico tener ese cariño a un bichito que tan felices nos hizo durante mucho tiempo.

Gracias a mi fiel compañera, a mi amiga que sólo le faltaba hablar… Gracias a María Luisa Martín por traerla a mi vida, gracias a la vida por darme la oportunidad de disfrutarla tanto.

http://www.youtube.com/watch?v=7WwnTi3c-c4

https://picasaweb.google.com/101021996068616491662/NIRVANA?authuser=0&feat=directlink

DIMENSIONES: 60 x 90 cm

TÉCNICA: Acrílico sobre lienzo

FECHA: Agosto 2011

PRECIO: 250 €

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s