“EL ASTRO REY”

Con este título me refería por supuesto al sol, aunque a priori pudiera parecer que las protagonistas del cuadro parezcan las dos personas que se muestran en la tela. Gracias a él en este mundo ocurren cosas maravillosas como que la vida sea algo profundamente mágico, su existencia incluso influye en nuestro organismo para hacer que nos sintamos más felices, y aprovechando sus bondades, nuestro cuerpo produce  sustancias que provocan que nos sintamos más activ@s y mejor…Sólo por eso ya merece la pena dar su nombre a la obra, ¿no crees?

Además de honrar a la estrella más cercana a nuestro planeta, quería “fotografiar” un instante de mi vida que en realidad nunca pasó, aunque existan las dos chicas, la playa y la cometa…Quise plasmar un momento que nunca fue en realidad, un fotograma deseado en aquel momento pero que no pasó.

Comencé a pintar una escena de playa en un momento determinado, pero no me sentía inspirada  y como siempre lo he hecho si estoy desganada para comenzar algo, aparqué el lienzo y seguí haciendo otras cosas hasta volver a sentirme de nuevo motivada para retomarlo. Siempre voy tanteando varios cuadros a la vez porque centrarme en uno exclusivamente me aburre. Seguí pintando durante meses y un día,  poseída por esa fuerza que no se sabe de donde viene, que llega sin llamar antes a la puerta, que hace que  las cosas sean muy muy faciles, me llevó a retomar este trabajo.

Tomé el lienzo entre mis manos, le limpié el polvo, saqué los materiales y en pocas horas aquella tela que pensaba que tendría que cubrir de negro para convertirla en otra cosa, se dibujó y se llenó de color pincelada tras pincelada sin que hubiera pausa, ni duda, ni titubeo de ningún tipo. La mano sólo trabajaba y trabajaba y trabajaba hasta terminar…Ya caída la tarde y como generalmente hago al finalizar un cuadro, lo situé frente a mí para someterlo a la mayor de las críticas; la mía. Lo miré, lo observé, lo reobservé, me acerqué a él, me alejé…Y al final, tras pensar en la descompensación de determinados miembros, tras faltarla, alagarla y volverla a faltar afirmé, “en realidad a mí me gusta”.Aseveré en mi interior que si la fuerza no llega en un momento determinado, hay que esperarla, hay que seguir haciendo otras cosas hasta verla aparecer, o más bien hasta sentir que ya está aquí para cazarla.

La llegada de una persona querida en aquel momento facilitó el trabajo, la ilusión de un comienzo aunque luego se desmoronara pedazo a pedazo, el ímpetu de querer hacer las cosas bien, me impulsaron a terminarla después de tanto y tanto esperar en aquel rincón de la que entonces era mi pequeño cuarto. Quizá me sentí tan gratificada al terminarla y observarla porque representaba la ilusión y la pasión materializadas en un pequeño trozo de existencia ya tangible.

Hoy  aquella tela es propiedad de la persona que me motivó a retomarla, que hizo que fuera posible  y aunque todo aquello terminó, queda el respeto y el cariño de lo bueno que fue dentro del todo que existió en aquellos momentos. Me consta que para ella es un objeto apreciado y eso debo decir que me alegra grandemente, pues aunque toda aquella amalgama de sentimientos desapareció, sigue existiendo el más profundo deseo de que todo le vaya bien.

Algunas personas observan esta obra como obscena, provocadora…mi intención no daba para tanto, créanme. No veo, pese a lo explícito de las figuras, nada más escandaloso que un cuerpo desnudo de mujer…(aunque probablemente para algun@s que una chica pinte a otra en esa situación ya es demasiado para su sentido común).

Parezca lo que parezca al resto del mundo, para mí representa un grato recuerdo de algo que fue y fue bello en ese instante, y sólo la mera existencia de tal amor, aunque hoy se llame  pasado, me parece bonito que ocurriese, me parece lindo echar la vista atrás y sentir que lo que bullía en mi pecho y que se hizo pintura desde mis manos con nombre y formas, con cielo, mar, tierra y amor, fueran posibles en aquellos momentos y pueda mirarse sin lugar a dudas aún hoy.

Además el hecho de que sea el sol quien protagonice esta obra, pone de manifiesto que pase lo que pase, éste sigue saliendo cada día, incluso cuando las nubes traten de ocultarlo, él seguirá estando ahí detrás siempre, esté quien esté pisando esta bella tierra que se postra a nuestros pies…Es por todo aquello que entonces fue y que es  hoy hecho tangible, que doy gracias por todo lo que pasó, fue, es y será.

Propiedad de Rosa Sánchez

ACRÍLICO SOBRE LIENZO

45 x 65 cm

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to “EL ASTRO REY”

  1. eliattho dice:

    para mí es un cuadro que tiene mucha fuerza. Que las musas y la inspiración te acompañen 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s